De lo malo, lo bueno: “las crisis como una oportunidad para mejorar (o no)”

Alguna vez en la vida -de hecho, varias- habré escuchado aquel comentario con el cual título este texto. Y, es cierto, aunque no es la vía sencilla para dar solución a una contingencia, en el deber ser se tiene que poner manos a la obra: analizar y determinar el momento preciso para actuar y que así se convierta en una oportunidad de cambio y no en un “parece chiste pero es anécdota”.

Las contingencias en cualquier contexto de la vida resultan en caos, generalmente, pero hay estudios que demuestran lo contrario e inclusive nos instan a mejorar en este tipo de momentos álgidos, porque justo ahí se denota la coherencia y capacidad que se tiene para actuar y gestionar sobre dicha problemática.

Entrando en contexto, hace un par de semanas en el futbol mexicano trascendió un suceso (por demás lamentable) y es que miembros activos del Club Deportivo Guadalajara habían estado inmiscuidos en un caso -probable- de violencia de género, con lo cual una institución de la estirpe de Chivas debía actuar conforme a los principios y valores que la misma profesa en todas sus líneas que la conforman: desde directiva, colaboradores y, por ende, sus embajadores: jugadores de futbol en todas sus categorías.

De tal forma que, sin entrar en detalles sobre los particulares implicados en tan desafortunado incidente, el Club Deportivo Guadalajara a través de su máxima autoridad organizacional se hizo presente a pocas horas de que, en medios de comunicación especializados y en general, trascendió la información verídica y en la cual embajadores de su organización estaban inmiscuidos violentando el bien hacer institucional y, por tanto, había que tomar decisiones inmediatamente.

Es así que, Amaury Vergara, directivo de Chivas tomó la palabra para establecer la postura del Club al cual preside así como hacer énfasis en la decisión de separar de forma definitiva a los implicados, y no solamente mientras se lleva a cabo la investigación legal pertinente, sentando un claro y tajante precedente en el futbol de México y, ¿por qué no? de cualquier región. No sólo porque se trate de violencia de género sino por el “simple” hecho de que quebrantaron los preceptos de la institución para la cual son embajadores y colaboradores. Un detalle no menor y que es de esos intangibles que conforman a cualquier organización y son invaluablesEn tal caso, la decisión transmitida a través de sus plataformas de redes sociales y de streaming marca registrada de Chivas han dejado un gran ejemplo y es que la responsabilidad social va más allá de acciones de beneficencia, empieza desde adentro y, para ser más específicos, desde la cúpula de la organización que es -o debe ser- la primera en predicar con el ejemplo.

Aunado a lo anterior, de igual forma nos deja un balón botando dentro del área y es que parece ser terreno fértil (aún en 2020) la educación en los jugadores de nuestro país. No solamente hablando de cuestiones educativas sino como tal formativas del ser humano y que, eso tan vital y básico, funge de igual forma como responsabilidad social en la misma institución.

Aunque, para nada, la decisión tomada por la directiva de Chivas es mala. Al contrario, ha sentado -esperemos- un precedente porque yendo más allá del interior de la organización, en específico con los patrocinadores, este tipo de decisiones -sin omisiones, ni silencios- fortalecen a una marca y, por ende, las marcas que están a su alrededor quienes, seguramente, lo agradecen.

José Rafael Jiménez Rosas
About Author

José Rafael Jiménez Rosas

Egresado de la Licenciatura en Comunicación por la UAEMéx. Acentuación en Comunicación Organizacional cursada durante el Programa de Movilidad Académica en la BUAA. Taller Online 5 hrs “¿Qué hago para crear y posicionar una marca?” avalado por la Red Mundial de Comunicación Organizacional. Experiencia en Recursos Humanos, Comunicación e Identidad Organizacional e Institucional, con énfasis en marketing deportivo. Community Manager en A Balón Parado Oficial.

Publicaciones relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *