Liderar con visión, inspiración e integridad.. ante la “nueva normalidad” post COVID-19

Los enfoques básicos de los modelos de calidad total, mejor conocidos como modelos de excelencia empresarial, establecen como uno de sus pilares para la gestión óptima de las organizaciones, el contar con líderes que sean capaces de dar forma al futuro y hacerlo realidad, y que además actúen como modelo de referencia con respecto a sus valores y principios éticos, para que sean tomados como ejemplo por sus colaboradores en las organizaciones y sus grupos de interés.

En estos términos, hablamos de que se espera que los líderes sean capaces de tener una visión de futuro dentro de un entorno “normalizado”, en el cual las organizaciones se enfrentan a diversas barreras en su operación, mismas que en conceptos generales se pueden considerar como comunes dentro del entorno empresarial, tales como paros, huelgas, movimientos económicos y posibles desacuerdos sociales. Sin embargo, ¿qué tan clara pudo estar la visión de futuro ante un entorno mundial con pocas probabilidades de suceder y con altas probabilidades de tener un impacto considerable en el entorno económico y social internacional?, esto en referencia a la pandemia por COVID-19.

Ante este escenario, toda previsión de crecimiento organizacional tuvo un cambio radical de la noche a la mañana, los planes estratégicos en su mayoría con metas ambiciosas de crecimiento y cobertura de la organización en el mercado, debieron ser ajustados ante un entorno económico paralizado y que tres meses después comienza a operar bajo el escenario de la “nueva normalidad”, teniendo a su vez la labor titánica de seguir generando utilidad para sus grupos de interés y con la barrera para muchas de ellas de ser clasificadas como actividades no esenciales en el país.

Entonces, siendo líder de una organización ¿cómo mantener ante este reto la postura de inspiración e integridad para sus colaboradores?, considerando además que las organizaciones requieren ser de respuesta sensible y rápida ante las oportunidades y cambios que se presenten en el entorno y a su vez ser flexibles y promover la innovación como parte de su cultura, de tal manera que sean capaces de dar continuidad a su operación en el mercado. Ante esto, los retos a los que se enfrentan los líderes de las organizaciones ante la pandemia actual se pueden enmarcar en los siguientes puntos:

  1. Ser referencia para las personas de la organización en términos del cumplimiento de las medidas sanitarias que establece la “nueva normalidad”, así como en medida de lo posible generar un ambiente de tranquilidad y soporte para sus colaboradores, de tal manera que estos aún mantengan la “camiseta puesta de la organización” y no estén con la incertidumbre de su estabilidad laboral.
  2.  Ser un ejemplo de integridad, responsabilidad social y comportamiento ético ante sus colaboradores y de la sociedad en general, conceptualizando a la organización como una de las que procura la estabilidad laboral de sus trabajadores, y que además vela por la seguridad de la salud de los mismos y también la promueve entre la sociedad.
  3. Establecer una dirección y orientación estratégica para la organización, ante la “nueva normalidad” que impacta en el ambiente económico, social y ambiental, es decir, de ser necesario replantear la visión y los objetivos organizacionales, buscando que sean incluyentes, sensatos, seguros y sólidos, ante imprevistos poco probables pero de gran impacto, como lo es la pandemia por COVID-19.
  4.  Mostrar flexibilidad y empatía ante el entorno, para que puedan tomar decisiones asertivas y oportunas con base en el dinamismo, buscando que esta sea una oportunidad y no una barrera.
  5. Ser capaces de establecer mecanismos en la gestión de la organización de tal manera que su capacidad de reacción sea oportuna y que además les permita aprender rápidamente y responder con prontitud a las nuevas vicisitudes que puedan presentarse a nivel local, nacional e internacional.
  6.  Crear un espíritu colaborativo entre las personas de la organización, buscando promover una cultura de generación de nuevas ideas y nuevos modos de pensar que impulsen y faciliten la innovación y el desarrollo de la organización ante el nuevo escenario.
  7. Buscar la trasparencia en todo momento sobre su actuación hacia sus grupos de interés y ante la sociedad en general, promoviendo que sus colaboradores actúen de manera ética, responsable e íntegra ante este escenario llamado “la nueva normalidad”.

Si bien, el nuevo escenario ha requerido de los empresarios una actitud de empatía ante el entorno, sus colaboradores y la sociedad, a tal grado que han buscado desarrollar estrategias que disminuyan el impacto de la pandemia en el entorno económico de las naciones, así como aminorar los niveles de desempleo que esta situación pudiera generar, buscando promover y en su caso reforzar el compromiso con la sociedad.

Irvin Edgardo Loza Covarrubias
About Author

Irvin Edgardo Loza Covarrubias

Es Ingeniero Industrial Estadístico y Maestro en Administración con especialidad en Gestión de Organizaciones por la Benemérita Universidad Autónoma de Aguascalientes (BUAA). Ha colaborado en diversas ponencias referentes a Comportamiento, Cultura Organizacional y Productividad de las PYMES y ha impartido talleres con enfoque al Desarrollo de líderes. Cuenta con diplomados en Alta Dirección y Gestión Pública para el Desarrollo Local por el Centro de Investigación y Docencia Económicas A.C. (CIDE), en Manifestación de Impacto Regulatorio y otro en Regulación por el Instituto Estatal de Gestión Empresarial y Mejora Regulatoria (IEGEMER). En el ámbito profesional se ha desempeñado en la industria privada y en el ámbito público, fue Jefe de Departamento de Diseño Muestral de Encuestas Continuas en el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) y Encargado de Ingeniería Estratégica en el Instituto de Gestión Empresarial y Mejora Regulatoria en el Estado de Aguascalientes (IEGEMER). Actualmente se desempeña como docente y ha impartido cátedra en la Benemérita Universidad Autónoma de Aguascalientes (BUAA) y el Instituto Tecnológico de Aguascalientes (ITA), en asignaturas referentes a producción, calidad y estadística, además coordinó la Academia de Producción y Calidad. Ha sido Tutor Académico de la carrera de Licenciado en Administración de la Producción y Servicios (LAPS).

Publicaciones relacionadas

1 Comment

    Avatar
  • Definitivamente se ha puesto a prueba el liderazgo, en una situación que ningún análisis de riesgo pudo considerar. Y aunque no es el único factor para salir de la crisis, coincido en que recuperarse, o reinventarse y volver a empezar de cero, serán más factibles a la luz del liderazgo.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *