El nuevo enfoque de la calidad en México

Dentro de mi experiencia profesional he promovido la diferenciación entre los términos de calidad industrial y la calidad empresarial, la primera desde el particular enfoque que tendría con base a estándares, sistemas productivos, mediciones y controles aplicados a la creación de productos y servicios, y la segunda con el enfoque que las tendencias modernas de la calidad total engloban con respecto al liderazgo, la estrategia, las relaciones internas y externas, las formas de gestionar al personal y las mediciones que se llevan a cabo en las organizaciones para mejorar su desempeño y nivel de competitividad. En ese contexto se busca conceptualizar la calidad como algo que va más allá de sólo la actividad industrial y sus mediciones, e incluir en ella el comportamiento humano tanto individual como grupal, la gestión estratégica, las relaciones empresariales e incluso la promoción de la responsabilidad social.

 

En México el pasado 01 de julio del año en curso entró en vigor la Ley de Infraestructura de la Calidad que deroga la Ley Federal de Metrología y Normalización, dicho cambio fue justificado por el Congreso de la Unión en el marco de las modificaciones legales que impulsa el Tratado de Libre Comercio México-Estados Unidos-Canadá (T-MEC), cuya entrada en vigor inició a la par de la nueva Ley con la cual contextualizan en el país la regulación de la calidad en las organizaciones.

¿Cómo enmarca el nuevo enfoque de la calidad en México esta ley?

La nueva ley da origen al Sistema de Infraestructura de la Calidad, que busca ofrecer beneficios en todas las cadenas de productivas, con el objeto principal de generar valor, de tal manera de que los consumidores y usuarios finales contemos con la confianza de que los productos, los servicios y los procesos de quienes los generan son aptos y seguros en términos económicos, personales, sociales y ambientales. Esto brindará seguridad de que los productos y servicios que se generen en México y se comercialicen tanto interna como externamente compitan en calidad con los de los países que integran el T-MEC.

 

Con esta nueva ley en México pudiera ser un parteaguas para que las empresas ya sea micro, pequeñas, medianas o grandes recurran a la aplicación de estándares internacionales que permitan el aseguramiento de que los bienes, productos, procesos y servicios cumplen con ellos y que además se implanten modelos de negocio reconocidos a nivel internacional, lo que tendría una repercusión favorable ante los mercados globales en referencia a la economía nacional y la competitividad de las empresas que realizan su actividad en el territorio nacional.

 

Dicha ley regula la forma en que se promueven y generan las Normas Oficiales Mexicanas (NOM) que son de observancia obligatoria en el país y renombra a las Normas Mexicanas ahora como Estándares, ambas con la finalidad de promover la mejora y la homologación de términos y conceptos en las empresas con actividad económica en el país. Además, es de reconocer en dicha ley la apertura para que las cámaras empresariales, las instituciones académicas y de investigación, los colegios y las asociaciones de profesionistas puedan ser facultadas por la Secretaria de Economía para proponer estándares en materia que les corresponda, bajo el principio de participación voluntaria.

 

A manera de ejemplo, dentro de los principales estándares y normas oficiales mexicanas a las cuales deberán apegarse las empresas de cualquier tamaño en México, son las que resulten de legislaciones ambientales, así como en materia de salud y seguridad para sus colaboradores, o en su caso las que deriven de alguna actualización por ajuste con normas internacionales o en congruencia con normas entre los países de América del norte, involucrados en el T-MEC. Un ejemplo en la actualidad puede considerarse con la NOM-028-STPS-1994, cuyo objetivo es estandarizar el código de colores para la identificación de fluidos conducidos en tuberías.

Si bien al adentrase en la ley, se puede observar que su enfoque pudiera cubrir solamente los aspectos relacionados a la calidad industrial, sin embargo no olvidemos que la principal facultad para emitir normas y estándares recaerá en las instituciones de la administración pública federal, mismas que también tienen injerencia en los aspectos relacionados a la calidad empresarial, como ejemplo la NOM-035-STPS-2018 emitida por la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) bajos los lineamientos establecidos para la creación de normas oficiales mexicanas establecidos en la ahora abrogada Ley Federal de Metrología y Normalización, y cuyo eje principal se basa en prevenir factores de riesgo psicosocial y promover entornos organizacionales favorables en los centros de trabajo, misma que contribuye a la promoción de la calidad en la gestión de los recursos humanos.

Si bien la ley ha tenido su aceptación y su rechazo dentro de sector empresarial en México, por lo que habrá que esperar para ver los resultados derivados de ella, pues con esta se replantean el sistema de normalización, la estandarización, la evaluación de conformidades y el marco de la metrología que se aplica en el país, con lo que se espera promover la innovación, incrementar y sostener la productividad y potenciar la competitividad de México.

 

Fuente:

DOF (01 de julio de 2020). Ley de infraestructura de la calidad. México.

Irvin Edgardo Loza Covarrubias
About Author

Irvin Edgardo Loza Covarrubias

Es Ingeniero Industrial Estadístico y Maestro en Administración con especialidad en Gestión de Organizaciones por la Benemérita Universidad Autónoma de Aguascalientes (BUAA). Ha colaborado en diversas ponencias referentes a Comportamiento, Cultura Organizacional y Productividad de las PYMES y ha impartido talleres con enfoque al Desarrollo de líderes. Cuenta con diplomados en Alta Dirección y Gestión Pública para el Desarrollo Local por el Centro de Investigación y Docencia Económicas A.C. (CIDE), en Manifestación de Impacto Regulatorio y otro en Regulación por el Instituto Estatal de Gestión Empresarial y Mejora Regulatoria (IEGEMER). En el ámbito profesional se ha desempeñado en la industria privada y en el ámbito público, fue Jefe de Departamento de Diseño Muestral de Encuestas Continuas en el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) y Encargado de Ingeniería Estratégica en el Instituto de Gestión Empresarial y Mejora Regulatoria en el Estado de Aguascalientes (IEGEMER). Actualmente se desempeña como docente y ha impartido cátedra en la Benemérita Universidad Autónoma de Aguascalientes (BUAA) y el Instituto Tecnológico de Aguascalientes (ITA), en asignaturas referentes a producción, calidad y estadística, además coordinó la Academia de Producción y Calidad. Ha sido Tutor Académico de la carrera de Licenciado en Administración de la Producción y Servicios (LAPS).

Publicaciones relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *